El Arte de Cultivar la Energia…

chi kung

El Chi Kung ó Qi Gong, es un conjunto de prácticas orientadas a mejorar la salud del ser humano con todo lo que ello implica, el cuerpo, la mente y la energía.
Tiene su origen en China hace unos 4000 años y se basa en los principios energéticos del Yin y el Yang y en la visión de la Medicina Tradicional China acerca de la salud, como un sistema de energías circulando en nuestro interior, en equilibrio con la naturaleza y el cosmos que nos rodea.
Para comprender lo que es el Chi Kung debemos tomar en cuenta que abarca al ser humano en su totalidad, desde lo energético a lo físico, pasando por lo emocional y lo espiritual; para definirlo en pocas palabras, sería: “el arte de aprender a utilizar la energía para vivir largos años con salud y vitalidad, cultivando la inteligencia del corazón para descubrir nuestra verdadera naturaleza”.

 

En que consiste?

En general consiste en ejercicios suaves, que armonizados con la respiración y concentrándonos adecuadamente en dirigir la energía a ciertos lugares de nuestro cuerpo, van a producir un efecto beneficioso sobre la salud de la persona. Es válido para cualquier persona independientemente de su edad y condición física.

 

Beneficios:

Algunos de los beneficios comprobados del Chi Kung son:

  • Hacernos más conscientes en nuestras vidas
  • Potenciar la respiración como motor de la energía
  • Mejorar el funcionamiento de todos los órganos del cuerpo.
  • Equilibra la estructura corporal.
  • Activa la circulación de la sangre.
  • Aumenta el número y la calidad de los glóbulos rojos.
  • Retrasa el envejecimiento y es eficaz contra los procesos degenerativos.
  • Refuerza los huesos, músculos y tendones y les da elasticidad.
  • Mejora el sistema inmunológico.
  • Se ha mostrado especialmente eficaz en el tratamiento de afecciones cardiovasculares, artritis y cáncer.
  • Equilibra el sistema nervioso y nos libera del stress.
  • Previene la osteoporosis.
  • Ayuda a regular los ciclos menstruales.
  • Muy eficaz en prevención de problemas ginecológicos y genito-urinarios en el hombre.
  • En la preparación al parto y recuperación posparto.
  • Alteraciones del carácter, inseguridad e inestabilidad emocional.
  • Nos aporta equilibrio psíquico y desarrolla la concentración y la comprensión.
  • Eficaz en los casos de depresión y falta de energía en general.
  • Desarrolla la creatividad y la capacidad de expresión.
  • Estimula la energía sexual y aumenta la energía vital, haciendo que mejore nuestra relación con el mundo, o que se traduce en “más satisfacción y placer en nuestras vidas”.

Fuente: Janú Ruiz